Entrevista amb la Literatura (sempre en majúscules). “Las loquitas del chat” i “Lejos de casa”.

Avui ens trobem en la presentació de dos llibres de la mateixa autora, Cristina Patroni (Chris Patroni), escriptora xilena actualment habitant de Valls que ens mostra el seu talent desconegut per la majoria però de grans dots per la literatura. És per això que presentem una entrevista sobre els seus dos llibres, perquè mereix ser coneguda. Comencem.

Hola Cristiana, es un placer poder hacerte esta entrevista después de haber leído tus dos libros y comprobar tu talento para la escritura y expresar emociones y experiencias tal y como lo haces. Vamos a empezar primeramente con unas preguntas de presentación.

-¿Qué te inspiró a escribir? Es decir, que fue lo que te dio la idea de dedicarte a la literatura.

Cristina: Desde pequeña me ha gustado leer y escribir. De hecho, desde temprana edad escribí mi diario de vida y aún ahora sigo escribiendo todo lo que me pasa día tras día, ayuda mucho a no quedarte con nada guardado.

-Y más concretamente, ¿cual es tu fuente de inspiración? O sea, antes de ponerte delante del ordenador que nace dentro de ti para considerar que es el momento de ponerse a trabajar.

Cristina: Mi fuente de inspiración es la vida misma, escribo historias reales a las que en alguna oportunidad agrego algo de mi imaginación.

-¿Hay algún autor/a que sea referente para ti en el arte de la literatura?

Cristina: No, no hay autores que use de referente, aunque Isabel Allende es mi preferida.

-¿Te ha gustado siempre escribir?

Cristina: Sí, desde pequeña: canciones, poemas, etc…

-¿Qué tipo de literatura lees?

Cristina: De todo menos de terror, no me gustan.

Vamos a introducirnos en el libro Las loquitas del chat.

¿De que forma influenciaron en ti las vivencias del chat de chicas que teníais para llevarlas sobre papel?

Cristina: El libro “Las loquitas del chat “ nace de un chat de lectoras en el que participaba, y el libro en si fue idea de una de las protagonistas principales, Isabel de Valencia. Se consultó a las chicas y todas estuvieron de acuerdo en que lo escribiera.

-¿Qué crees que mueve a distintas mujeres de varias nacionalidades a expresar en círculo cerrado, sus sentidos y sentimientos sexuales?

Cristina: Cuando se está entre chicas se habla de todo, nace una complicidad. Pero en el libro Las loquitas del chat solo parte principal de las entrevistas a ellas es real, lo demás corre por cuenta de mi imaginación.

-¿En tu entorno más cercano, ¿Qué puertas se han cerrado y ventanas se han abierto después de la publicación?

Cristina: Se han abierto puertas y ventanas, el libro se vende porque las chicas se sienten identificadas con algunas de las historias.

-¿Consideras que existe una aceptación social para expresar este tipo de temas o hay tabús al respeto?

Cristina: Hay aceptación, existe en la sociedad moderna una mente muy abierta.

-Al leer el libro me da la sensación de que las mujeres habéis vivido en represión sexual durante siglos. De hecho, así lo creo. Sociológicamente hablando, ¿Crees que las mujeres necesitáis libraros de esta represión, y como resultado nacen iniciativas como Las loquitas del chat?

Cristina: Creo que las mujeres de ahora viven sin represión, los tiempos han cambiado. La iniciativa del libro “Las loquitas del chat” se la adjudico directamente a mi a mi amiga Isabel de Valencia que es la protagonista principal.

-¿Crees que el libro puede ayudar a otras mujeres a sentir su sexualidad de forma distinta?

Cristina: Sí, algunas chicas que han leído el libro me han comentado “ Yo soy tal persona, es mi historia, me siento identificada con … (se ríe)

-¿Cuales son tus objetivos y qué buscas con el libro?

Cristina: Dar a conocer que está permitido soñar. Que todo, si una le pone empeño, se puede conseguir. Que los sueños muchas veces se hacen realidad.

-¿Qué puede llevar a un grupo de mujeres, con experiencias amorosas tan distintas como las del libro, a vivir un encuentro y experiencia como la que se cuenta en el libro en Alemania?

Cristina: Debes saber que solo la parte de las entrevistas es real, lo demás es mi imaginación.

-¿En el libro se perfila al hombre como que les gusta tomar el control y someter a la mujer sexualmente, mientras que la mujer toma un rol más pasivo y servicial hacia la potencialidad sexual del hombre. ¿A qué se deben esos roles tan enraizados, según tu parecer?

Cristina: Sí, al principio el hombre quiere conseguir el control de todo, pero… Las chicas los enamoran y le dan la vuelta a todo lo que ellos querían.

-En el libro se refleja una profunda necesidad sexual por parte de ambos sexos. Y parece ser que en espacios ocultos y con una ley permisiva, el sexo se amplia a una dimensión que supera la pasión y el enamoramiento. El sexo por encima del amor. Esta percepción sobre las relaciones, ¿Qué crees que aporta y al mismo tiempo quita al individuo y a la sociedad moderna?

Cristina: En la sociedad moderna esto existe, pero aun se hace a escondidas. Pero de que se hace… Se hace!

-Dicen que lo último que se pierde es la esperanza. Sin ahondar mucho para no hacer spoiller, en el libro reflejas la oportunidad que te regala la vida muchas veces de cumplir tus sueños, sea en una edad temprana o tardía. A mi personalmente, en el libro me has transmitido esta esperanza. Más allá de narrar la sinopsis, ¿Qué sentimientos ocultos reflejas sobre ti misma en el libro? ¿Uno de ellos podría ser la esperanza, a la que hago referencia?

Cristina: Sentimientos ocultos no, porque todos tenemos la esperanza de cumplir sueños. El ochenta por ciento de las mujeres albergan la ilusión de que algún día llegue ese príncipe a rescatarlas. Somos muy pocas las que creemos que a nuestro príncipe se lo tragó el dragón y ya no esperamos nada de nada (Se ríe)

-¿Crees que el amor siempre acaba venciendo? ¿Por qué?

Cristina: Desgraciadamente no, no creo que el amor siempre gane. En la pareja existe el querer ganar, llevar la razón y muchos otros factores que van matando poco a poco el amor, y cuando te das cuenta ya es demasiado tarde para salvar la relación… Pero en mis libros intento que el amor sea el vencedor y que siempre haya un final feliz.

-¿Para qué tipo de público va destinado el libro?

Cristina: Para mujeres mayores de 18 años, aunque hay hombres que les han encantado las experiencias vividas de las chicas del chat.

-Dicen que el roce hace el cariño. ¿Crees que es así? ¿Una relación puramente física puede llegar a despertar sentimientos reales?

Cristina: Claro que sí, el verdadero amor nace con el tiempo de conocer a tu pareja.

Finalizadas las preguntas sobre el libro Las loquitas del chat, vamos a iniciar las preguntas sobre tu otro libro, Lejos de casa. Empecemos.

-¿Qué situación se vivía en Chile por los alrededores de 1973?

Cristina: Un gobierno en democracia es derrocado por un golpe militar. Muere mucha gente inocente, como mi hermano que iba en su moto y se vio envuelto sin querer en una protesta de camioneros…


-¿Qué significó Pinochet para Chile? ¿Y el fascimo para Chile? En Europa, el fascismo significaba acabar con las reformas y revoluciones que rompían con el estado católico-apostólico-romano e instaurar un nuevo régimen que sustituyera la iglesia por el ejército, por tal de mantener la sociedad tradicional.

Cristina: Pinochet para Chile fue un dictador que se tomo el poder por medio de un golpe de estado. Para mi, en mi opinión personal, Pinochet fue un asesino, un dictador, un ladrón, un torturador, y por desgracia se fue a la tumba sin pagar ningún crimen de todos los que cometió.

En Chile el fascismo se usa para aludir a la gente de derecha, a los seguidores del dictador Piñochet.

-En el libro se plasma por un lado, la rebeldía adolescente y por el otro, el peso de la sociedad tradicional. ¿Crees que los errores de juventud, tienen menos peso para las chicas de la sociedad moderna?

Cristina: No lo creo, porque en la sociedad pasada y en la moderna todos tenemos errores que nos gustaría quitar de nuestra vida.

-Como se refleja en el libro, en la sociedad moderna existe una forma de machismo bajo el nombre de “súper-mami”: mujer trabajadora que además lleva el peso de la casa/familia, y en muchos casos sufre maltratos por parte del el marido. ¿Crees que las instituciones para la igualdad de género abordan este conflicto con métodos de trabajo factibles y con resultados socialmente reales?

Cristina: Hay en estos momentos instituciones preocupadas por la mujer, cosa que antes no existía. Antes, si tu marido te golpeaba la única respuesta que conseguías era: “ Es tu marido, el padre de tus hijos, por algo te habrá golpeado”.

-En las concepciones racistas, se entiende que los inmigrantes “vienen a quitarnos el trabajo” y cosas peores. ¿Qué significa para una persona tener que dejar su tierra para buscar una vida mejor en otro país?

Cristina: Este tema es muy triste. Las personas dejan su hogar con la esperanza y la ilusión de empezar de cero y lograr una vida con dignidad, pero se encuentran con la barrera del idioma o con la gente racista sin corazón, que les indica a cada momento la puerta de salida… Un ejemplo claro es que a mi me sucedió en el trabajo: había una mujer que limpiaba la silla donde yo me había sentado porque yo era una “sudaca hedionda” y me lo decía cada vez que me veía…

-En Lejos de casa se refleja la relación tradicional machista: hombre sin dinero, con mala imagen social, autoritario, golpeador y egoísta; mujer sumisa, bella, familiar y compasiva. ¿Crees que una mujer de la época moderna puede estar en estos momentos sufriendo lo mismo ?

Cristina: Sí, aún hay mujeres sumisas que por miedo a algo peor se callan y soportan todo…

-Cuando estamos muy hundidos, solo pensamos en desaparecer. La opción más crítica es el suicidio y la que nos parece más factible. ¿Qué siente Carol, la protagonista del libro, al ver que el dolor la acompaña más allá de sus fronteras?

Cristina: Carol intenta quitarse la vida en varias oportunidades, no ve salida, lucha sin conseguir nada. En ciertos momentos cree que lo malo ha quedado atrás pero vuelve a caer y se ve en un callejón sin salida, por esto es que su mente atrofiada por el dolor no ve otra salida que la de terminar con su absurda vida…

-En este libro, igual que en Las lolitas del chat, se refleja una profunda Fe. Aunque las historias sean ajenas a ti, me da la sensación que la fe es un reflejo de uno de tus sentimientos más profundos transmitido a través del libro, ¿Es así? Y en este caso, ¿Que significa para ti la fe?

Cristina: Para mi la fe lo es todo! Hay que levantarse mil veces si es necesario y no encerrarse en una misma. Hay que buscar ayuda, aún existe gente de buen corazón a la que le importa el dolor ajeno.

-Lejos de casa nos muestra los cambios que puede tener la vida. En este caso como una bonita infancia puede convertirse en una triste madurez. ¿Como afecta esto a una persona? ¿Cuales son los mecanismos de la mente para sobrevivir en un cuerpo cargado de pena e increíblemente hambriento?

Cristina: Carol, la protagonista del libro Lejos de casa, es una mujer que alberga en su mente mucho dolor y que aún en el final de sus días sigue teniendo pesadillas; en sus sueños ve llegar a su ex marido con los puños levantados y despierta bañada en sudor gritando, suplicando que no la vuelva a golpear… Has de saber que una mujer golpeada jamás olvida, los moretones se borran de su cuerpo pero no se borran las marcas de su alma y de su mente jamás.

-La protagonista del libro trabaja, en muchos casos, con personas con dificultades para hacer su vida de forma autónoma. Se presentan como gente cariñosa y amable. ¿Son esas personas un sucedáneo de la soledad que siente la protagonista? ¿Hasta que punto es peligroso agarrarse a ellas, teniendo en cuenta que se trata de un puesto de trabajo?

Cristina: La protagonista del libro “Lejos de casa “ es una mujer vulnerable, busca cariño y aceptación, por esto, si alguien le brinda una sonrisa ella se aferra a esta persona como si en ello se le fuera la vida, pero… Es más grande la desilusión cuando ve que una vez más se ha equivocado…

-El perfil del padre tradicional ausente en casa. Me han contado muchas historias así y como con el paso de los años, este se arrepiente y quiere recuperar aquello que está perdido. Este hecho también se refleja en el libro, ¿A qué crees que se debe este cambio?

Cristina: El padre de Carol era un hombre trabajador, un hombre proveedor, pero es que en aquellos años era así. El hombre tenía que llevar dinero a la casa, era su obligación, y eso le daba el derecho a hacer lo que le viniera en gana porque él ya había cumplido. Ahora, tanto mujer como hombre aportan dinero en las casas, es un cambio muy importante para la mujer, ya no depende de nadie y puede tener derechos también.

-¿Estás contenta con los dos libros que has escrito? ¿Estás escribiendo algún nuevo libro?

Cristina: Sí, estoy contenta de la aceptación que han tenido mis dos libros, uno tan distinto del otro. El primero, Lejos de casa, ha ayudado a muchas mujeres que han vivido o están viviendo lo mismo o algo parecido a lo de la protagonista Carol cuando todas las puertas se cierran, cuando ya no hay fuerza para seguir, pero a través de mi libro les repito el dicho de mi madre “Después de las tinieblas siempre sale el sol”… El segundo libro, Las loquitas del chat, muchas chicas se han sentido identificadas con las vivencias de nuestras protagonistas e incluso me han parado en la calle para preguntarme si habrá un “Las loquitas del chat 2″. (Se ríe)

Sí, estoy escribiendo un nuevo libro que saldrá a mediados de junio, se llama: “Tardé años en entender que la culpa no era mía”.

Cristina Patroni

“Chris” Patroni





Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

× Whatsapp
%d bloggers like this: